Correteame

Compañera de vida (Lado A)

Compañera de vida, el tiempo y nosotros jugando,
persiguiendo sin rumbo, libertarios, mercenarios,
el camuflaje entra sin contexto y nosotros recordando;
no te miento si en instantes me distraigo en estar entre tus brazos,
pero no te preocupes, sólo me distraigo.

Qué te miento si vos conoces mis palabras desnudas,
si conoces la historia de los locos y mi asesinato a la cordura.

Corre lejos, antes que te alcance,
Corre que suelo cargar el frenesí y el alcohol me hace buscarte.
Corre! Corre! Antes que salga el sol y caiga la luna,
Corre! Corre! Antes que pasen las copas y venga la cruda.

Pero por más que corro mi sombra me persigue,
es la memoria, la conciencia incómoda, la revuelta, la que alborota;
qué te digo? que ando sin sentido, absurdo como acostumbro,
que mi rumbo es el grito de los siglos, el grito de justicia, de rebeldía.

Compañeras de vida hay muchas, pero tu y yo somos otros,
locos ignotas, incógnitas que el silencio censura y grita;
los terceros no sabrán qué decir, y dirán lo todo lo que no entienden,
protegerán su vista con veneno e inventarán cada cosa,
y que inventen, que para algo tenía que servir.

Diles a ellas qué pasa,
diles que soy tan viejo en tan poco tiempo, 
que la vida me pone al borde, en jake, ebrio, cascarrabias,
sin posibilidad de enroque, sin encontrar palabras.
Sí, diles de tu exnovio, del que hizo lo mismo que siempre hace,
Canutos, cuerdas, libros, sólo y solo,
solamente acompañado, diles que pisen con cuidado;
que le robo latidos al tiempo, del que trafica orgasmos;
del cínico, del que duele, del que cuestiona y no para,
y que no para ni con su propia sombra.

Adicto al desquicio, a estar en tu cama y volar en gemidos,
a la esquizofrenia, del bienestar a la fuga; sin yolanda, sin gimena;
grito. Pierdo estribos en silencio mientras me sorbo la vida a versos,
contestatario y bohemio, vulnerable y el discurso al viento.


Ay compañera, seguimos suspirando;
retozos tácitos y las mariposas siguen en cautiverio,
de la ironía al vicio, del vacío al cuarto, y del amor a la fuga;
ay... Compañera, sigo buscándote sin andarte buscando…

No hay comentarios:

Publicar un comentario